Connect with us

Interesante

La maldición del diamante Hope

Published

on

diamante-hope

También conocido como Diamante Travernier en homenaje a Jean-Baptiste Travernier quien fue el primero en obtenerlo. Con el paso del tiempo se le ha llamado Diamante Azul, Piedra maldita, la joya del rey, Diamante de la esperanza y Azul de Francia, es una gema de las más deseadas en el mundo por la realeza debido a su tono azul profundo que en presencia de luz ultravioleta emite un resplandor de color rojizo, acompañada de una espectacular historia de muerte y misterio que ha dado lugar a lo que se conoce como maldición del diamante Hope.

La hipnosis que rodea a quienes han sucumbido a la presencia de esta majestuosa joya, en muchas ocasiones supera la ficción, siendo inspiración de la joya que luciera la actriz Kate Winslet (El corazón del océano), en la película de James Cameron, Titanic. Posee un peso aproximado de 45.52 quilates, que es el peso equivalente a 9,10 gramos, siendo comparado en tamaño con una nuez o un huevo de paloma, su forma es similar a la de una pera. Ha sido vendido, robado, donado, extraviado con el correr de los años, pasando por numerosos propietarios quienes han perecido siempre bajo el hálito del misterio, hecho que acrecienta la leyenda de su maldición.

La leyenda detrás del diamante Hope – Diamantes de Colores

Cuenta la leyenda que esta majestuosa joya fue extraída del rio Kistna, esculpida en forma de triángulo por el Dios del sol, para adornar con ella la frente de la diosa Hindú Sita, una de las más veneradas diosas de la India. Uno de los sacerdotes del templo, atrapado por el magnetismo de la gema decide robarla, y lo hace, luego es torturado para que revele su paradero, pero murió sin decirlo, por lo que su ubicación fue un misterio por muchos años.

En el siglo XVII la Piedra maldita vuelve a ser motivo de asombro, Jean-Baptiste Travernier un aventurero y comerciante de profesión, asegura haber encontrado en la mina Kollur de la región de Golonda un enorme diamante en bruto color azul oscuro con un peso aproximado de 112 quilates, Travernier transporta la gema a París y en poco tiempo la vende al rey Luis XIV quien ordenó esculpir el diamante al joyero de la corte real, quien tras el proceso de acortarlo y tallarlo lo transformó en el conocido “Diamante azul de la corona”, pasando a formar parte de la colección real.

Así comienza la fascinante historia de la joya conocida como Diamante Hope, que ha cruzado mares para ser conocida y admirada por la realeza y la nobleza desde su aparición encerrando un cúmulo infinito de relatos que registran hechos trágicos y muertes inexplicables que han sucedido a todos cuantos se han obsesionado por poseer su belleza.

¿Cuál es el valor del diamante Hope?

Debido su rareza, su profundo color azul, su clasificación y la impresionante historia que envuelve el origen y la trayectoria de esta gema, el diamante Hope se ha convertido en una de las joyas más costosas actualmente, con un precio estimado de 250 millones de dólares y un peso de más de 45 quilates, tiene a su alrededor diamantes de color rosa y blando sobre una base de platino y oro color rosado. El tallado de diamantes también hace incrementar su valor.

Actualmente, el diamante se encuentra en el Museo Nacional de Historia Natural de Estados Unidos, luego de que su dueño, el joyero Harry Winston donara el diamante Hope el 10 de noviembre de 1958 (quien murió de un infarto 20 años después), pasando a ser propiedad de Smithsonian.

Seguir leyendo
Click para comentar

DEJA UN COMENTARIO

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Interesante

Coronavirus: El pangolín vuelve a ser el sospechoso principal de la infección

Published

on

Pangolín Portada

Nuevas evidencias científicas han puesto al pangolín de nuevo detrás de la pandemia de coronavirus. Un equipo de investigación de la Universidad de Hong Kong y la Universidad de Shantou analizó muestras de coronavirus de un pequeño grupo de pangolines malayos introducidos de contrabando en China y descubrió que presentan un alto grado de similitud con el SARS-CoV-2.

En un estudio publicado en la revista Nature, señalan que, aunque este grado de similitud no es suficiente para asegurar que este pequeño mamífero silvestre sea sin duda la fuente del brote, sí demuestra que el pangolín, junto con el murciélago, es un huésped de estos virus. Por lo tanto, creen que las ventas en los mercados de animales salvajes deberían prohibirse inmediatamente para reducir el riesgo de una posible transmisión del virus a los seres humanos.

Pangolín Escamas

No es la primera vez que el pangolín se vuelve sospechoso. El 7 de febrero, un equipo chino publicó un estudio en la revista Nature en el que afirmaba haber encontrado un genoma de coronavirus en un animal de pangolín que era 99% similar al patógeno Covid-19. Sin embargo, unas semanas más tarde, tuvieron que retractarse de su declaración porque la similitud no era del 99% sino del 90%, un porcentaje insuficiente para afirmar que este animal era el origen de la pandemia.

Por el momento, el murciélago se considera un reservorio de SARS-CoV-2 según las pruebas disponibles. Pero para que el virus pase del murciélago a los humanos, se necesita un animal intermedio. En el mercado de Wuhan, donde se detectaron los primeros casos de neumonía en diciembre de 2019, se vendieron todo tipo de animales, incluidos los animales salvajes, algunos de los cuales pueden haber sido el intermediario entre los murciélagos y los seres humanos. Sin embargo, debido a que el mercado chino fue limpiado y desinfectado a fondo después de que comenzara el brote, los científicos no pudieron buscar pruebas para determinar qué especie era la culpable.

En anteriores epidemias causadas por coronavirus, como el SARS 2002 y el MERS, que están en curso desde 2012, se encontró que en la primera, la especie puente era una civeta de palmeras, en la que se identificó un coronavirus con una similitud del 99,8% al que infecta a los seres humanos. En el caso del MERS se demostró que la especie puente era el dromedario.

En este nuevo brote, los especialistas en enfermedades infecciosas y en virus corona volvieron a señalar a los gatos de la civeta como los principales sospechosos. Sin embargo, el pangolín pronto entró en escena.

En este estudio, los investigadores chinos analizaron muestras de 18 pangolines malayos que fueron introducidos de contrabando en China entre agosto de 2017 y enero de 2018. Descubrieron el SARS-CoV-2 en cinco de ellos, y luego identificaron virus corona similares en 12 especímenes incautados en una segunda provincia china en 2018, en tres de ellos y también en un animal adicional encontrado en una tercera provincia en 2019.

Todos los virus obtenidos de las muestras de estos animales tienen una similitud de 85 a 92% con el SARS-CoV-2, e incluso uno de ellos muestra una fuerte similitud en la región del genoma que codifica para la «espiga» o proteína S, que se encuentra en la membrana del virus y le da un aspecto de corona, facilitando la entrada del virus en las células huésped.

Pangolín 1a

Según los investigadores, los pangolines no están directamente implicados en la transmisión del virus de los murciélagos a los humanos debido a sus resultados, pero juegan un papel importante en la ecología del coronavirus. Por lo tanto, insisten en la prohibición de su consumo y comercio y a partir de ahora vigilarán de cerca las poblaciones de este mamífero silvestre en China y el sudeste asiático para comprender su participación en el desarrollo de los coronavirus y el riesgo de su futura transmisión a los seres humanos.

El pangolín es el mamífero más comercializado ilegalmente y en peligro de extinción. Sus escamas se utilizan ampliamente en Asia para la medicina tradicional china y su carne se considera un manjar.

Muchas personas se hacen preguntas y comentarios en las redes, estas son algunas de ellas:

Ace Ventura: Sospechoso? Culpable los humanos por intentar extinguirlos, se está vengando, no podemos exterminar sistemáticamente la fauna salvaje

Rocave: ¿Y qué culpa tendrá el animal si es el portador? Me parece un venganza adecuada contra quienes están a punto de extinguirlo. Justicia natural.

Silosenovengobis: La culpa no es del Pangolin, será de quien se lo come.

Seguir leyendo

Trending